RECONOCIMIENTO, VERDAD Y MEMORIA DE LAS VICTIMAS

Conscientes de todos los males, las humillaciones y sufrimientos causados por este conflicto y teniendo como objetivo la convivencia, en todas nuestras acciones y declaraciones hemos subrayado la necesidad de encontrar soluciones para todas las consecuencias del conflicto y, dentro de nuestras posibilidades, nos hemos consagrado a ello.

Cuando tomamos esa vía, rápidamente nos dimos cuenta de que la “problemática” des las victimas era compleja y que las heridas sin reconocer, las de todas las partes, eran tan diversas como antiguas.

Nuestra preocupación es que ninguna de las exacciones cometidas ni ninguna violación de derechos humanos vuelvan a repetirse. Por ello creemos en el reconocimiento de todas las víctimas, en la verdad y en la memoria a través de mecanismos creados en el marco de la Justicia transicional.

Si el día del desarme pusimos en perspectiva la vuelta de los/as presos/as y exiliado/as, con Louis Joinet (fundador de los principios de la justicia transicional) y Jean Pierre Massias (presidente de la Asociación Francófona de Justicia Transicional) propusimos desde la mañana una reflexión sobre la proyección de la justicia transicional en el País Vasco.

En ese tema hemos progresado mucho. Conscientes de que a todas las víctimas se les debe el reconocimiento y la verdad, nos hemos dado cuenta de que hay muchas personas y organizaciones que trabajan en torno a esa cuestión, ya sea en iniciativas impulsadas por la sociedad civil o provengan del ámbito institucional. Es la razón por la cual hemos creado un grupo. El primer quehacer de este grupo será trabajar la comprensión de esta problemática, así como comprender como se desarrolla en otros procesos de resolución, para después, tomando en cuenta las diferentes iniciativas existentes en Euskal Herria, poder compartir reflexiones con los diferentes actores y, como no, con las víctimas.